Polvos (B-186)

Polvos

Muchos son los casos de chicos y chicas muy jóvenes que se sienten emocionalmente atraídos por personas adultas y, aunque la teleiofilia no está recogida en el diccionario de para-filias, debido a que no es considerada como tal, pues en la inmensa mayoría de los casos se trata de un sentimiento y atracción pero no de un deseo sexual. Cabe destacar que cuando la persona joven ya es mayor de edad y siente atracción por una adulta, la palabra utilizada en este caso no debe ser teleiofilia sino crono-filia y, muy posiblemente, si exista algún tipo de deseo sexual, por lo que en este caso ya puede considerarse como una para-filia.

En nuestra lengua existen infinidad de referirnos al acto sexual, encontrándonos expresiones como follar, echar un polvo, fornicar o echar un kiki son de las más comunes y utilizadas. En esta ocasión nos vamos a centrar en la última de ellas y explicar su curioso origen etimológico. Cabe destacar que el kiki debe catalogarse como una relación sexual rápida que suele tener lugar de una manera improvisada en cualquier lugar o momento (dentro de un coche, en el interior de unos probadores, en unos lavabos…), y es precisamente esa forma rápida e improvisada de donde proviene la etimología de kiki, debido a que llegó al español a través de la palabra inglesa “quicky”, forma en que los anglosajones se refieren de manera usual a mantener relaciones sexuales espontáneamente y en pocos minutos.

X

X