cachondas (B-58)

cachondas

Exacto. Madura cachonda segunda parte Echas las presentaciones prosigamos. Como os dije me llevó a la habitación, que por cierto era enorme y con una cama muy grande. Yo no esperaba mucho de aquel primer encuentro. Un buen polvo con una mujer madura que necesitaba sexo y, que seguramente, estaba un poco satisfecha de sí misma de agradarle a un joven veinte años más joven. En aquella ocasión fui yo el que se bajó al pilón y le lamí durante un buen rato, hasta que note por la humedad y por sus grititos entrecortados, que ya no podía más y quería cualquier precio. Me cogió por los hombros y me arrastró hasta sus tetas que tenían unas aureolas duras. Me cogió, la introdujo en su vagina y empezó a moverse como una loca.

X

X